Las alergias son reacciones del organismo ante algunas sustancias que el sistema inminutario intepreta como nocivas.

Este tipo de sustancias pueden ser perfumes, productos de limpieza, el polen de las plantas, picaduras de insectos y hasta alergias alimentarias. En primavera, las alergias primaverales pueden afectar a las mascotas. Francisco Sanchez ‘www.thedogtorvet.com’, veterinario clínico de pequeños animales y vocal del Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla, nos habla en profundidad acerca de las alergias primaverales.

La alergia más típica que padecen los perros en primavera es la que generan los ácaros del polvo, pero también hay otras muchas. Los canes también pueden sufrir reacciones a las picaduras de parásitos como la pulga.

“La picadura de estos insectos no es alérgica en sí misma como suele creer la gente, en realidad a lo que tiene alergia el organismo del perro es a la saliva de este parásito”, reconoce Francisco Sánchez. Otro tipo de alergia de esta época es al polen de las plantas caducas que hacen varias mudas a lo largo del año.

Las alergias de esta estación empiezan justo con la llegada de la primavera y suelen persistir hasta verano, pero a raíz de los cambios de temperatura y los cambios de tiempo este periodo se ha visto incrementado, desvela Sánchez. “En los últimos años como estamos experimentado falta de lluvia, este proceso se ha alargado hasta épocas más tardías como septiembre y octubre”, explica.

 

Como curiosidad, Sánchez advierte que de todas las alergias la más común no es ninguna de la primavera, sino que las que más padecen los canes son las alergias alimentarias.

La alergia que más afecta a los perros en la primavera es a los ácaros del polvo. Actualmente existen muchos tratamientos para paliar los síntomas que suelen aparecer en este periodo, desde el uso de champús hasta tratamiento con fármacos.

Otro tipo de tratamientos serían los más parecidos a los que se pueden administrar a los humanos, como las vacunas. Y ahora también hay otros fármacos que se administran mensualmente al animal que hacen desaparecer los síntomas de la alergia en canes. Ante cualquier señal de una posible alergia, Francisco Sánchez indica que lo mejor es acudir al centro veterinario para identificar qué alergia tiene la mascota.

También señala que no es lo mismo tener una alergia leve que una alergia grave. Las medidas que deben tomar los propietarios son diferentes. Con una alergia leve evitando el contacto con el alérgeno o con un champú específico podría ser suficiente. En cambio, con una alergia al polen o a los ácaros del polvo hay que tomar medidas más específicas porque es un alérgeno que está en el ambiente continuamente, señala Sánchez.

Recent Posts

Dejar un comentario